Reconocimiento de la antigüedad ante un cambio de empleador

El trabajador está protegido por la ley de contrato de trabajo, la cual garantiza sus derechos, aun cuando se cambie el empleador, ya que establece amplios alcances para satisfacer los créditos laborales.

La antigüedad del trabajador debe respetarse cuando opera un cambio de empleador sin extinción del contrato de trabajo. La interposición, mediación, subcontratación y delegación en la contratación de personas con fraude a la ley obligara a los empleadores de forma solidaria, si las transferencias o cesiones del contrato laboral son utilizados como herramientas fraudulentas para violar los derechos adquiridos, como por ejemplo el reconocimiento de la antigüedad.

En el derecho laboral existe un principio llamado “primacía de la realidad”, que establece que la situación verídica está por encima de los actos. Por lo tanto, nada cambiará las sucesivas y distintas formas jurídicas que se originen durante el lapso del contrato de trabajo, ya que esto resulta inoponible al trabajador que siempre brindo sus servicios a determinada persona. La justicia no permite la utilización de medios técnicos para frustrar derechos de los trabajadores.

Si se opera un cambio de empresa se deberá respetar la antigüedad del trabajador, como también deberán dar aviso para que preste su conocimiento de forma expresa firmando al pie el documento en el cual se perfecciona el acto jurídico, caso contrario se configuraría un fraude laboral si se utiliza la transferencia para ocultar la antigüedad o desconocer los derechos.  En caso que el empleador ofrezca el cambio de firma en el contrato de trabajo, obligatoriamente deberá requerir la renuncia abonándole la correspondiente indemnización y hacer entrega efectiva de los certificados que exigen las leyes laborales.

Los documentos que se suscriban para violentar las leyes de orden públicos serán nulos. Esta conducta de eludir el cumplimiento de las leyes del trabajo es un fraude a la ley considerado en diversos casos como causal de nulidad.

Anuncios

¿Como demostrar que me pagan en negro?

La valoración de la prueba del trabajo en negro, en las relaciones laborales, es fundamental para que los jueces reconozcan la relación laboral y el fraude a la ley. 

Al trabajador le corresponderá demostrar la existencia del contrato de trabajo, su remuneración o que se le abonaba parte de su salario en negro. La justicia ha establecido que en materia de prueba en cuanto a la remuneración no se deben aplicar principios rígidos.  

Para poder demostrar que una empresa está pagando “en negro” a un trabajador existen distintos medios de prueba, que cualquiera que sea su índole, sirven para confirmar la verdad o a demostrar la falsedad de los hechos que se discuten. Los medios corrientes de prueba son documentos, informes, confesión en juicio, testimonial, pericial, inspección ocular, careo, la rebeldía y las presunciones o indicios. 

Los documentos útiles para probar el trabajo no registrado suelen ser fotografías en las cuales demuestren el trabajo laborado, por ejemplo, una en la empresa estando en las oficinas con el uniforme. También en el caso que se facture como monotributistas los duplicados del talonario, y cualquier otro instrumento que comprueben o de indicios de la relación laboral (dentro del concepto de esta prueba figura también los documentos que estén en poder de un tercero). 

Los pedidos de informes, denominados oficios, sirven para que las distintas reparticiones públicas y privadas suministren la información pertinente, en este caso que acrediten la relación laboral, la veracidad de los documentos o el valor de la remuneración que le corresponde al trabajador según el convenio colectivo de trabajo aplicable. 

En algunos casos complejos, se puede pedir el Reconocimiento judicial para que el juez en persona pueda comprobar la existencia de una cosa o de una persona, o bien de la realidad de un hecho. Esto en lo posible debe hacerse de forma preliminar antes de que se perfeccione el despido. 

La prueba de confesión del demandado brinda dos posibilidades. La primera que durante el interrogatorio en la audiencia del juicio oral se reconozcan como ciertos los hechos que se alegan o la otra es que el empresario no comparezca a absolver posiciones por lo cual se tendrán por reconocidos los hechos expuestos por el trabajador. 

Uno de los medios de pruebas más importantes para demostrar el trabajo no registrado es a través de testigos, quienes deberán declarar en el momento de realizarse la audiencia testimonial. La declaración de los testigos puede ser presenciales, si conocen personalmente el hecho sobre el cual recae la prueba, o referencial, cuando solo se conocen por lo que otras personas les han contado. Así mismo, si entre los testigos ofrecidos por la parte contraria existen contradicciones se realizará un careo a los fines de encontrar la veracidad en los relatos. 

Otro medio de prueba importante es el dictamen de un perito en la ciencia en el que verse la pericia, sea el caso de falsedad de firma o de documentos. Con respecto a este punto, en relación a la pericial contable, si el empleador debidamente intimado no acompaña los libros contables y el trabajador ha realizado el juramento de decir la verdad, el empleador como consecuencia de su inconducta sufrirá el apercibimiento de la presunción a favor del trabajador, salvo prueba en contrario 

La rebeldía del demandado, se origina para el demandado que debidamente notificado no comparece al juicio, da la presunción o el indicio de que lo relatado en la descripción de los hechos tiene veracidad a la realidad, ya que al no contestar demanda demuestra que no tuvo ningún interés en negar los hechos que se le imputan en su condición de empleador, por lo tanto, es un indicio para la justicia al momento de tener que valorar las pruebas. 

Es muy importante el contenido del telegrama que se le envié al empleador para reclamar los incumplimientos a la ley de contrato de trabajo, por lo cual siempre se deberá solicitar el asesoramiento legal para su correcta elaboración, haciéndole saber que como trabajador usted goza del beneficio de justicia gratuita ante el inicio de actuaciones laborales. 

Cesión de contrato de trabajo en Argentina

La cesión del contrato de trabajo que hace el empleador a otro sobre sus dependientes, sin que comprenda el establecimiento, necesitara la aceptación expresa y por escrito del trabajador lo cual es un requisito formal inexcusable.

Con el término cesión hace referencia a la sucesión de un derecho o alguna facultad de un derecho subjetivo por voluntad de quien es titular. Cuando se produce una cesión del contrato de trabajo, el adquirente deberá respetar la antigüedad del trabajador; esto significa que las cargas de registración solo se tendrán por cumplidas con el asiento de la fecha de ingreso real, caso contrario será susceptible de ser sancionada. Los empleadores tienen la obligación de reconocer la antigüedad en los casos de reingreso, la cual también se aplica en los casos de cesión o cambio de firma, por lo tanto, si contrata al trabajador que se desempeñó con su antecesor tiene la obligación de reconocer la totalidad de la antigüedad para evitar que fraudulentamente esta sea fragmentada.

La sucesión de empleadores es uno de los vicios que afectan al contrato de trabajo ya que ningún acto puede operar en perjuicio del derecho del trabajador. Ejemplos de estos casos son sociedades que ceden sus empleados, generalmente de antigüedad, a otra sin respetar la fecha de ingreso y al poco tiempo efectúan el despido alegando justa causa por mal desempeño o pérdida de confianza a los fines de evitar pagar la indemnización correspondiente. El empleador que despidió debe responder integralmente por hallarse así determinado en la ley, sin perjuicio de la solidaridad de los anteriores titulares.

La justicia ha establecido que la sociedad que cede el personal debe responder solidariamente, junto con la cesionaria, por las indemnizaciones derivadas del despido de un dependiente cuando existe fraude a la ley. La finalidad que persigue la normativa laboral, es para evitar que se utilice esta figura legal para incumplir los derechos que establece la ley de contrato de trabajo. Igualmente, la solidaridad prevista entre cedente y cesionario por todas las obligaciones resultantes de la relación de trabajo cedida no obliga a la cedente por deudas devengadas con posterioridad a la cesión.

Que hacer ante un accidente yendo al trabajo

El trabajador que sufre un accidente yendo o volviendo del trabajo, sea por un tercero o por un imprevisto, está cubierto por la ley de riesgos del trabajo cuando el recorrido se contemple como el habitual.

Cuando el trabajador sufre un accidente en el trayecto hacia el trabajo, en la jerga jurídica se denomina como accidente “in itinere”, esto es, el recorrido del especio de vía pública entre el lugar de trabajo y el domicilio del trabajador. La justicia entiende un sentido amplio de domicilio, el cual puede coincidir o no con el domicilio, y este crea entre la persona y el lugar una relación de hecho. Lo importante es que el accidente haya ocurrido entre el lugar desde donde el trabajador inicio su traslado hacia el establecimiento, o entre el lugar de trabajo y aquél al cual se dirigió al finalizar la jornada.

Cabe destacar que la justicia ha destacado que el infortunio sufrido en la puerta de salida del domicilio no entra en concepto de accidente in itinere, ni puede argüirse que el interior de la vivienda del trabajador integre el trayecto entre el domicilio y el lugar de trabajo o a la inversa, como tampoco el accidente sufrido durante el viaje en vacaciones. Por lo tanto, para que se configure un accidente in itinire se debe producir en momento y circunstancia en que el trabajador se encuentre fuera del ámbito laboral, donde  no exista el control ni la fiscalización del empleador.

La responsabilidad ante un accidente yendo o volviendo del trabajo es una consecuencia del riesgo empresario que debe asumir el empleador, ya que el trabajador comienza a estar a disposición de su empleador desde el momento en que abandona su domicilio con la intención de dirigirse a su trabajo, y culmina cuando este regresa a su domicilio luego de abandonar el establecimiento laboral.

Que hacer ante un cambio de lugar de trabajo

El cambio de lugar de trabajo sin justas causas dispuesto por el empleador, implicando el traslado para otra localidad, resulta un abuso de las facultades de la empresa por lo que habilitaría al trabajador a considerarse despedido por culpa exclusiva de su empleador.

La ley de contrato de trabajo establece que el empleador está facultado para introducir todos aquellos cambios relativos a la forma y modalidades de la prestación del trabajo, en tanto esos cambios no importen un ejercicio irrazonable de esa facultad, ni alteren modalidades esenciales del contrato, ni causen perjuicio material ni moral al trabajador.

Las modificaciones del contrato de trabajo que puede realizar el empleador están limitado a cambios circunstanciales dentro de la relación laboral siempre y cuando estos no impliquen un perjuicio moral o material al trabajador. Por lo tanto, el lugar de trabajo al resultar un elemento fundamental (de la relación de trabajo), no entra dentro de las facultades del empleador; siempre y cuando su modificación no dependa de circunstancias objetivas.

Si el empleador necesita por razones objetivas trasladar la planta fabril a otro lugar debe negociar con el o los trabajadores y ha de contar con su consentimiento expreso, determinando las condiciones del traslado (reconocimiento de mayores gastos, consideración del mayor tiempo de viaje como hora suplementaria, etc.), pero nunca podrá disponer unilateralmente el cambio.

Cuando el empleador disponga medidas vedadas por la ley, el trabajador tendrá la posibilidad de optar por considerarse despedido sin causa o accionar persiguiendo el restablecimiento de las condiciones alteradas.

Si usted se encuentra frente a este hecho, contáctenos.

Fraude laboral con monotributo

El fraude laboral se configura en los casos que existe una relación de dependencia enmascarada en una locación de servicios entre una persona en subordinación y otra en mando, que contrata dentro de sus establecimientos y la fuerza de trabajo por plazo indeterminado, con el fin de evitar registrar al empleado.

Muchos trabajadores y profesionales, en especial en el área de la salud, para poder ser contratados les exigen que se inscriban como monotributistas y emitan facturas para percibir el salario. Las empresas en infracción reconocen que existe prestación (por los trabajadores/profesionales), pero invocan que es una unión contractual de locación de servicios. Si el trabajador, sea en el ámbito público o privado, ha firmado un contrato de este tipo corresponde que sea considerado en la verdadera situación jurídica que le cabe. Por lo tanto, se aplica el principio de primacía de la realidad ya que se trata de un trabajador en relación de dependencia y lo que realmente existe es un contrato de trabajo en negro lo cual habilita a la aplicación de multas.

Existe la tesis que dice probada la prestación de servicios personales e infungibles a favor de otra persona que se beneficia y abona una retribución por aquellos, independientemente del nombre con que se califique dicha retribución – honorarios, sueldo, etc.-, se proyecta la citada presunción de que se trata de una relación de dependencia y, en todo caso, por ser “iuris tantum”, sólo podrá ser desvirtuada por prueba en contrario. En su caso, debe existir una independencia de conducta personal que pudiera llevar a concluir de que el servicio es un caso aislado sin continuidad.

El trabajador afectado a tal situación puede intimar por telegrama a su empleador a que regularice la situación laboral bajo apercibimiento de considerarse gravemente injuriado y despedido por culpa del empleador.

Si necesita asesoramiento laboral, contáctenos.

Como reclamar aportes no realizados

Si el empleador retiene los aportes del trabajador y no los deposita, el afectado puede efectuar la intimación y posterior denuncia en cualquiera de las dependencias de la AFIP, o en la Dirección de Fiscalización Operativa de la Seguridad Social.

Usted por medio de la página de ANSES puede consultar el listado histórico de aportes previsionales realizados por sus empleadores.

La falta de pago de aportes implica una severa multa a favor del trabajador perjudicado, equivalente a un sueldo por mes trabajado hasta que el incumplidor haga efectivo el depósito de los aportes correspondientes. Conforme a lo dispuesto en la ley 25345 art. 43 en los arts.75°, 80°, 115°, 131° y 137° de la L.C.T. como así en el art.9° y 56° de la ley 18.037; art. 2° de la L.E. y art. 43° de la ley 25.345, siendo de aplicación los arts. 1738, 762, 765, 768 y769 del Código Civil y Comercial de la Nación.-

Para que la sanción proceda, es necesario que el trabajador intime al empleador a que un plazo de 30 días ingrese los importes adeudados más los intereses multas que pudieran corresponder. Por lo que el trabajador, deberá probar que intimo al empleador para la procedencia de la multa.

Cuando son varios los responsables del pago de aportes, la Corte Suprema de Justicia ha resuelto que para que nazca la responsabilidad solidaria de una empresa por las obligaciones laborales de la otra, es menester que aquella empresa contrate o subcontrate servicios que complementen su actividad normal, como en el caso que nos ocupa, se han vulnerado con cada cambio de titularidad ejecutando el mismo nombre comercial.

La ley 14236 y modificatorias establece en el artículo 16 que “las acciones por cobro de las contribuciones, aportes y multas y demás obligaciones emergentes de las leyes de previsión social prescribirán a los diez años”. La jurisprudencia ha establecido: “Si bien la Administración comienza su actuación con la denuncia del trabajador, existe sentencia laboral que reconoce la existencia de relación de dependencia en los términos que señala. Obviamente, hay prescripción liberatoria si hay inactividad del acreedor.”